Si ya está todo inventado…¿Para qué me llamas?​

Si ya está todo inventado…¿Para qué me llamas?

Tú no creas la demanda
 
La escuchas, la investigas, la trabajas pero no la creas.

 

No te inventas mercados.
 
Ni posibles mercados.
 
Oh, nadie más ha descubierto esta flor en el desierto, solo yo.
 
Hay un trozo de pastel que nadie sabe que existe. Lleva permanecido oculto todo este tiempo y nadie más lo ha visto. 
 
Sí.
 
Ajá.
 
Seguro.

 

Cuéntame más…

 

No sé, parece que queremos convertirnos en inventores, crear fórmulas, productos, apps…lo que sea, desde cero.

 

Pero al final, ya está todo inventado. Estaba inventado el caramelo y el palito. Solo vino alguien lo juntó y lo llamó «Chupa – Chups».
 

 

Vaya, que te quiero decir que con las herramientas que hay a tu alcance y el conocimiento público sobre cada cosa que existe parece que es una oportunidad innegable para hacer algo con pocos recursos que pueda tener salida en un mercado.

 

Pero para que el guiso quede rico, debes echar los ingredientes adecuados, en el orden correcto y en su justa cantidad. Esto significa que si no eres cocinero deberías pensar en quién tiene lo que tú necesitas antes de remangarte y ponerte a perder pasta.
 
Para mí fue buena idea no lanzarme a la piscina.

Fue buena idea tirar de contactos para saber más de lo que sabía, para aprender de profesionales que ya habían andado el camino que yo empezaba a recorrer.

 

Las mejores decisiones son así, sencillas. Lógicas. Fácilmente aplicables.

 

Hacerlas funcionar no es complicado.

 

De verdad que no pasa nada por levantar la mano.
 
Preguntar siempre es buena idea.
 

 

Preguntas aquí: email@negociospostcovid.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.